Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 mayo 2010

Aún recuerdo como si fuera ayer el momento en el que mi madre recogía el correo del buzón (buzón de toda la vida, no buzón de entrada, se entiende), me miraba, y sonreía.
Entonces, al instante, sabía que recibía noticias de mis amigos de San Sebastián, o de aquellos amigos que hacía en los añorados campamentos de verano ¡Cuánta alegría! ¡Cuánta ilusión! Nada que ver con la melodía de nuestro móvil cuando recibimos un mensaje.

–          Mamá ¿me dejas 5 pesetas?

–          ¿Para qué las quieres?

–          – Para un sobre y un sello.

Y ella, encantada.
Hoy en día podríamos cambiar esa conversación por esta otra:

–          Mamá ¿puedo salir a la calle un momentín?

–          ¿Para qué?

–          Para buscar cobertura.

Hoy leía en el periódico que la mitad de españoles (exactamente el 48,6%) lee en formato digital, dejando aparcados los libros en sus estanterías, criando polvo. Las ventajas, parece ser, son variadas y todas ellas positivas; es más cómodo de transportar, no se desgasta, es más rápido (¡puesto que ya no tienes ni que pasar las páginas!) y miles etcéteras más…

Antes era muy común dejarse libros, revistas, cómics, y así expandir, de una forma indirecta, el conocimiento y las ganas de leer ¿Os imagináis hoy?

–          Perdona ¿me dejas tu iPad? ¡Parece interesante la lectura!

¿Deberíamos permitir que el nuevo avance mine el uso de los antiguos soportes?

Pero aquí no queda todo. Hoy en día, cada vez más, las escuelas apuestan por el uso de sistemas informáticos en el aula, de hecho, en casi el 40% de los centros escolares las clases se imparten en una clase de informática donde los niños, teclado y ratón en mano, toman apuntes e ideas.

¡Nos vamos a olvidar hasta de escribir!

Por no comentar, como hice anteriormente, los juegos de toda la vida. Hoy Pikachu suplanta a Wally (¿Dónde está Wally?), Hanna Montana a Leticia Sabater (si, aquí igual hemos salido ganando), y Phineas y Ferb anublan las  lecciones del sabio Papá Pitufo.

¿Os imagináis cómo será esto dentro de unos años?

–          Jaimito, has recibido un e-mail de los Reyes Magos, te preguntan qué quieres.

–          Un momento papá, diles que miro el catálogo on-line y les mando un sms informándoles.

Perdemos la imaginación, el ingenio, la magia y la pasión. Así no tiene gracia. Eso sí, seguro que el señor Google está encantado.

Read Full Post »

Seguramente a nadie le resulta desconocida esta imagen a día de hoy. Todos la conocen como “el mendigo que fue denigrado por Manolo Lama”, famoso periodista deportivo de Cuatro.
Pues bien, ese mendigo tiene nombre, edad, familia y seguramente, a pesar de la situación, dignidad e integridad.

Vivir en la calle no es fácil, no es un lujo, no tiene nada de divertido. Seguramente muchas de esas personas que viven en la calle, para qué negarlo, lo hacen de una manera voluntaria. La explicación es sencilla, existen en España miles de centros de acogida para personas que viven en la calle. El recurso: No se les reparte dinero, ese dinero donado va directamente a las casas de acogida que se encargan de comprar ropa, alimentos, víveres…
Muchas de estas personas, no todas, deciden entonces vivir de la caridad en la calle, para así, vivir (malvivir) del poco dinero que “ganan”, y así poder gastarlo en “sus cosas”.

Aquí nos encontramos con “el mendigo”, que como decía, tiene nombre y edad, entre otras cosas. Se llama Kalle (irónico ¿verdad?) y tiene 49 años. Hasta aquí nada fuera de lo normal, desgraciadamente.

La situación ocurría en Hamburgo, en el encuentro entre el Atlético de Madrid y el Fulham. Nadie sabía que días después, Kalle sería el protagonista de este encuentro.

Manolo Lama, periodista deportivo de Cuatro, pensó que sería divertido e interesante mostrar como el pueblo español (¡amén!) era caritativo y solidario, y se lanzó de cabeza a la piscina, esta vez, sin agua.
Rápidamente Manolo Lama empezó a animar a un grupo de gente procedente de España para ayudar al mendigo. Entre risas (en Hamburgo y en plató) la gente iba tirando al mendigo desde monedas, hasta móviles y tarjetas de crédito.

¿La gracia? Yo tampoco se la encuentro.
Lo único que encuentro es una falta de respeto hacia esa persona, hacia la audiencia, y porque no, hacia él mismo. Lo que para Manolo era unos minutos de ocio y espectáculo, para Kalle debieron resultar momentos de confusión, al no entender ni la actitud, ni la situación, ni el idioma. Manolo seguramente pensaría  “Esto es gracioso”, Kalle por su parte, seguramente pensaba “Con la comida no se juega”.

Además, todo esto viene acompañado de una falsa y sobreexplotada moralidad ¿Es que acaso en España cuando vemos a un vagabundo lo ayudamos? Desde luego todo el mundo no ¿Es tan importante ir a otro país y hacernos los solidarios? ¿O simplemente, Manolo, se trataba de hacerse el gracioso?

Es cierto que ha pedido perdón, seguramente bien asesorado por su gente. Pero el hecho no es que ahora se arrepienta o no, el hecho es que la sola idea de que ese espectáculo le resultara gracioso, es grotesco. Podemos pedir perdón por romper el jarrón favorito de nuestra madre, y seguramente no pasará nada. Podemos pedir perdón por una mala respuesta a nuestra pareja, y seguramente la manera de hacer las paces será gratificante, y no pasará nada (malo). Pero tratándose de algo televisado, donde el trato vejatorio hacia otra persona es público, reído y aplaudido, no basta, desde luego, con un perdón.

Cada acto tiene su consecuencia, supongo que esto no lo aprendió en su tiempo Manolo.

Los que nos dedicamos al mundo de la educación y (o) derivados, sabemos que un hecho así en nuestro centro nos costaría seguramente el despido (en casos peores, un juicio), se llama responsabilidad y consecuencia laboral ¿En la televisión no existe? ¿También va a defender esto?

Muchas veces se me ha criticado por defender la televisión con todo su amplio abanico de programas lúdicos, pero desde luego, esto, como decía anteriormente, no tiene nada de gracia

¿La diferencia? En el circo juegan todos de manera voluntaria. En la guerra, no.

Read Full Post »

Título: El curioso incidente del perro a medianoche

Autor: Mark Haddon

Editorial: Salamandra

Christopher Boone tiene 15 años y va a una escuela para estudiantes con necesidades especiales (un eufemismo que no le gusta) porque padece síndrome de Asperger. Christopher sufre el síndrome del sabio con las matemáticas, tiene memoria fotográfica, es extremadamente observador y es patológicamente incapaz de decir mentiras. Sin embargo tiene dificultades para entender el comportamiento humano, las expresiones y las relaciones. Tiene un gran interés en las matemáticas y tiene una rata como mascota que se llama Toby.

Christopher tiene muchos rasgos que le diferencian de los demás debido a su percepción de la vida. Es incapaz de reconocer y comprender las expresiones faciales, aparte de las de felicidad y tristeza porque se las han explicado, y tiene dificultades para entender las metáforas y los chistes. Le gustan las cosas concretas, las listas y los hechos, tiene miedo de los extraños y de los lugares desconocidos, y su sueño favorito es aquel en el que toda la gente “normal” (aquellos que no son como él) están muertos. Además de esto, es muy sensible a la información y a los estímulos. Por esta razón grita y reacciona con violencia cuando la gente le toca. Sin embargo no tiene problemas para apretar la punta de los dedos contra los de sus padres en gesto de amor. Se enrosca y gruñe para protegerse del exceso de ruido y de información.

Christopher odia los colores amarillo y marrón, mientras que le encanta el rojo. Esto le lleva a utilizar colorantes rojos para la comida marrón y amarilla. Tampoco puede comer dos tipos diferentes de comida si se tocan en el plato y además considera que ver 3, 4 o 5 coches rojos seguidos augura que tendrá un día bueno, muy bueno, o súper bueno. En cambio si ve 4 coches amarillos significa que tendrá un día negro, y entonces no come su almuerzo y no habla con nadie. No le gusta comer comida de sitios extraños ni que se cambien de posición los muebles.

Read Full Post »

Los exámenes ya están aquí otra vez, desde septiembre los teníamos bastante olvidados, pero desgraciadamente siempre vuelven.

Busca un lugar tranquilo y agradable para dedicarte al estudio.

En el lugar que hayas elegido, asegúrate de que no haya elementos distractores, con el fin de poder dedicarte a estudiar sin que nada distraiga tu atención.

Si es necesario aíslate en las horas de estudio e incluso apaga el teléfono, no sea que te vayan a llamar justo cuando más estás rindiendo.

Si en tu casa no consigues concentrarte, acude a ambientes de estudio como por ejemplo a bibliotecas. Escoge una postura que además de cómoda sea adecuada ya que todos estamos mucho más cómodos tumbados en la cama pero para estudiar no es lo más apropiado, ya que de repente podemos encontrarnos dando cabezaditas.

Además de la postura es fundamental una buena iluminación, todos estamos acostumbrados a estudiar con la luz del flexo, pero si a esta fuente de iluminación le añadimos la luz general de la habitación donde estemos, conseguiremos un mejor rendimiento, esta cantidad de luz nos hará estar más activos y nos ayudará a mantener la atención.

Por otra parte, tenemos que planificarnos el estudio en base al tiempo que dispongamos y a las horas en las que mejor sea nuestro rendimiento. Seguir el planning.

Mantener una visión optimista de nuestra situación. Esto, sin duda, nos ayudará a motivarnos más y a no resultar tan inaguantables a ojos de los demás.

Se dice que la época de estudiante es una de las mejores etapas de la vida, y si bien hasta cierto punto esto puede ser verdad, no es menos cierto que la temporada de exámenes a la que los estudiantes se enfrentan exige un gran esfuerzo, tanto mental como físico.

Muchos jóvenes que viven ese período deben cumplir un horario ciertamente estricto, acatar normales, someterse a disciplina y, además, tienen que estudiar más horas a lo largo del día.

Esta situación de sobrecarga emocional y de estrés puede ser compensada con una alimentación recomendada, de características mucho más especiales de lo habitual de acuerdo al gasto energético diario.

Debemos tener en cuenta que la tensión y los nervios de esos días pueden provocar que el estudiante tenga menos apetito, que lo haga de forma irregular y con alimentos considerados como poco adecuados, y que además coma en menos cantidades.

¿Qué alimentos son los recomendados cuanto tengo un examen?

Fundamentalmente la pasta y los cereales (a ser posible los cereales integrales) contienen hidratos de carbono complejos que aportan gran cantidad de energía a nuestra dieta. Como sabemos las grasas también son alimentos energéticos. Por ejemplo el aceite de oliva, que además es un destacado vehículo de vitaminas liposolubles como la A, E y D, imprescindibles para el crecimiento. Las proteínas también son fundamentales, dado que contienen los principios y componentes plásticos y formadores de la materia viva. Por ello no pueden faltar en la dieta el pescado, las carnes, las legumbres y los huevos.

Pero a nadie se nos escapa que, además de una alimentación sana, también deben considerarse algunos consejos y recomendaciones adecuadas para evitar el estrés y la ansiedad fruto de estas etapas de la vida.

Sobre todo porque hasta cierto punto resulta difícil dar consejos en esta cuestión, dado que la tensión y la ansiedad están ligadas de una forma muy íntima con la personalidad, el nivel competitivo y el propio estado de ánimo del estudiante.

A la hora de afrontar exámenes, sería recomendable seguir unas pautas de conducta que, ante todo, nos ayudarán tanto antes como durante los mismos:

  • Hacer ejercicio físico intenso, o bien practicar algún deporte aeróbico para eliminar la ansiedad y el estrés que pudieran existir.
  • Llevar una vida tranquila, ordenada, sin madrugar ni trasnochar en exceso.
  • No tomar alcohol, ni bebidas estimulantes ni medicamentos que ayuden a combatir el sueño, dado que se debe dormir bien, al menos ocho horas diarias, o en definitiva las necesarias para rendir adecuadamente al día siguiente.
  • Evitar el estrés y la ansiedad, por ejemplo, practicando meditación o relajación. Estas prácticas ayudan mucho no sólo en épocas de exámenes.
  • Y, ante todo, confiar en ti.

Por último recordar que por muy complicada y estresante que sea la situación actual, debemos seguir respetando a los que conviven con nosotros y no hacerles la vida imposible como venganza porque ellos no están de exámenes.

¡¡¡ SUERTE!!!

Read Full Post »

Juntar los labios con los de otra persona es más que una señal de afecto: este gesto, que genera placer y beneficios casi infinitos, puede considerarse una de las medicinas más completas. Un beso apasionado puede producir tanto goce y felicidad como una noche de buen sexo.

Una mirada, dos rostros que se acercan, cada vez más… dos mejillas que se rozan, un pequeño giro y… y dos labios temblorosos, que ya sólo quieren ser uno… y sentirse, y fundirse, y saborearse… y que con apenas unos centímetros de piel logran estremecer el cuerpo entero. Es el beso, el rey de la seducción, el as de ese juego psicológico que hacemos nuestro cuando queremos despertar el deseo en los demás, atraer su atención, mostrarnos interesantes y, por encima de todo, agradar. La finalidad de la seducción no es otra que establecer una relación con aquel a quien se quiere conquistar; es una invitación, el permiso para que se produzca un acercamiento. Y está claro: en ese apasionante toma y daca, el beso se erige con todos los honores.

Pero el beso va más allá de seducir… El beso no solo es una muestra de cariño, es también un remedio natural, gratuito y al alcance de tus labios. Tras varias investigaciones se ha demostrado que los besos son terapéuticos.

Denise Knowles nos comenta: “Es fácil que las parejas se olviden de besarse, pero es una manera muy valiosa de compartir intimidad. Siempre nos hacen hincapié en tener buenas relaciones sexuales, pero mucha gente se olvida de que un beso es una manera fácil de mantener el contacto. Un buen beso da tanto placer y bienestar como el buen sexo, pero el beso es más fácil porque lo podemos disfrutar en la intimidad y en público”

En la relación de pareja son muy valiosos, es un pilar de la relación sexual, de la complicidad, aumentan el vínculo y la confianza y seguridad en la pareja.

Dentro de todas las modalidades de besos existentes, los que mayor beneficio aportan son los recibidos con gran excitación y emoción, debido a la segregación de hormonas que producen en la sangre, estimulan la liberación de adrenalina, que aumenta y potencia la energía física y mental, la tensión arterial, el nivel de glucosa en sangre y aumenta el ritmo cardiaco.

Cuando nos besamos utilizamos más de 100 músculos lo que disminuye la formación de arrugas en la piel, mejora sensiblemente y estimula su regeneración.

Está demostrado que las personas que reciben y dan a menudo besos apasionados tienen menor probabilidad de sufrir alexitimia, depresión y  trastornos del estado de ánimo en general.

Además el beso estimula la secreción de hormonas que actúan como analgésicos y que fortalecen nuestras defensas inmunológicas. En enfermos es recomendable porque ayudará a su pronta recuperación y en sanos porque mejorara su calidad de vida.

Una hormona importantísima en el enamoramiento, el orgasmo y asociada a las muestras de cariño es la oxitócica que aumenta su porcentaje en sangre paralelamente al contacto físico. También las endorfinas (opiáceos naturales del ser humano) juegan un papel fundamental, hace que nos sintamos mejor al disminuir la angustia, el estrés y la tristeza.

Pero, ¿cómo saber si estoy besando al príncipe azul o si me encuentro ante una ‘rana’? Hay estudios científicos que apuntan a algo más que la intuición para saber si tenemos ante nuestros labios la boca correcta. La “química”, pues, existe: la neurocientífica Wendy Hill, investigadora del Lafayette College de Pensilvania, asegura que en la saliva de ese momento podemos encontrar sustancias que serán de gran ayuda para evaluar si la pareja que estamos besando es la idónea. Según Hill, si nos encontramos ante nuestro ‘príncipe de cuento’, se reducen los niveles de cortisol y la hormona del estrés.

Por todos estos motivos… besa.

Read Full Post »