Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5 abril 2010

La amistad es una de las relaciones que los seres humanos estimamos más. Con cuanto orgullo se le oye decir a una persona: “Yo tengo millones de amistades.” Sin dudas, las alegrías y las tristezas de nuestras amigas y amigos las compartimos muchas veces como algo propio. No dejan de preocuparnos; no dejan de entusiasmarnos. A este vínculo tan especial se han referido, en todas las épocas, poetas músicos y filósofos. Sobre tal asunto, una de las teorías más viejas y conocidas es la del célebre Aristóteles.

Decía el genial pensador de la antigüedad que existen tres tipos de amistades: de utilidad, de placer y de virtud. Las primeras están basadas en nuestra propia necesidad e interés. Son relaciones útiles de las cuales se obtiene algún beneficio. Y, por tanto, funcionan mientras el vínculo que las sostiene se mantenga intacto.

El segundo tipo, la amistad por placer, según el filosofo, está basada en la cantidad de goce y alegría que se recibe de ella, es decir, los amigos y amigas que únicamente se reúnen para pasarlo bien, compartir fiestas y actividades recreativas. Por último, el tercer tipo, es aquella que Aristóteles le daba verdadera connotación: Personas que comparten en las buenas y en las malas, que se quieren y están unidas por un vínculo fuerte de lealtad, honestidad y desinterés.

Al margen de tan manifiesto pesimismo, el filósofo planteaba que la amistad de virtud ennoblece a la gente: las personas aprenden a ser buenas. Decía: “Cuando los amigos comparten tiempo juntos, no tardarán en comprender que ven con los mismos ojos, sienten con un mismo corazón y piensan con una misma mente.”

Para el antropólogo argentino Ricardo Yepes, la verdadera amistad surge del compañerismo que es compartir una tarea o un trabajo y se convierte en ocasión de conocerse y comentar las incidencias del caso. Este argumento, que me parece muy válido, puede hacer recordar, a quienes están leyendo este artículo, parte de sus buenos amigos y amigas que se han creado al calor de años de trabajar juntos y casi sin darse cuenta, ha nacido una verdadera amistad basada no solo en lo agradable de la compañía sino en el respeto, incluso la admiración y en la extraordinaria confianza. Como dice el antropólogo: ¿Qué cosa más dulce que el tener con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?

Otro rasgo importante de la amistad es que tarda en crecer, expresa el antropólogo Yepes. La amistad necesita tiempo. Esgrime que una de las razones por lo que esto es así, es que no empieza a crecer hasta que abrimos el mundo interior al que comienza a ser nuestro amigo o amiga. Si esta apertura no se llega a dar -porque no se quiere o no se sabe- la amistad nunca deja de ser superficial y a veces se deja de creer en ella.

Como suele decir la Dra. Patricia Ares, el problema del español/a no es la soledad, sino, por el contrario, es, a veces, el exceso de compañía.

Tener amigos y amigas no solo anima el alma y estimula el corazón. Cada vez más, las investigaciones y estudios confirman sus efectos benévolos sobre la salud. Activa nuevas áreas del cerebro, y libera sustancias hormonales que favorecen la relajación y el bienestar. Nos hace crecer y madurar mientras ayuda a forjar nuestra personalidad y las relaciones sociales con quienes nos rodean.

Un profundo sentimiento de amistad, moviliza zonas muy particulares, generalmente infrautilizadas en el cerebro, que segregan una mezcla especial de sustancias bioquímicas, benefactoras para la salud. La colaboración, el intercambio, el reconocimiento del otro o la otra, cierran el paso a la agresividad, la desconfianza o el recelo. El apoyo emocional que conlleva toda amistad y la alegría compartida, activan el sistema inmunológico.

La reflexión final es obvia: Sacar un ratito para dedicar a las amistades. Ellas merecen nuestra atención, no solo durante las crisis -que ya es algo ineludible- sino en los buenos momentos también. Estar cerca de ellas, como norma, es grato y también saludable según los últimos reportes de la ciencia médica.

Entonces ¿Qué esperas?

“Si al morir, cuentas con cinco buenos y verdaderos amigos, significa que tuviste una vida hermosa.”


Read Full Post »

Piensa en algo agradable y gracioso que te haya pasado últimamente, algo que te haga sonreír y partirte de risa…
¿No te sientes mejor? Al menos seguro que te has olvidado por un momento del problema que te ronda por la cabeza o de la cantidad de trabajo que te queda todavía. Pues curiosamente, al mismo tiempo que nos reímos, aliviamos el dolor, relajamos nuestro cuerpo, reducimos el estrés y el colesterol y liberamos los sentimientos negativos. Sí sí, no va en broma, la risa es la terapia perfecta y lo mejor de todo ¡es gratis!
Cuantas veces se nos presentan situaciones espontáneas e inesperadas y no podemos parar de reírnos a carcajadas. Son esos momentos en los que te das cuenta de lo bien que te sienta reírte así.

Y es por ello que en muchas ocasiones deberíamos ponerle un toque de humor a nuestra vida y para eso deberíamos comenzar a reírnos de nosotros mismos! Tenemos que tener una actitud positiva, aprender de nuestros errores y ver siempre el lado bueno de las cosas ¡Que siempre lo hay!

“La felicidad sólo consiste en el impulso que nos lleva a desearla”

En definitiva estamos hablando de una actitud, una actitud hacia la vida, una actitud hacia las dificultades, se convierte en un poder desdramatizar las situaciones.

Sus Beneficios:

  • 5 minutos de risa es equivalente a 45 minutos de un ejercicio aeróbico
  • Una hora de angustia equivale a cinco horas de trabajo físico en cuanto a la cantidad de energía consumida.
  • Las risas verdaderas, explosivas, hacen mover 400 músculos en todo el cuerpo.
  • Desde que nacemos y hasta los 6 años de edad reímos unas 300 veces al día. Ya de adultos, los muy risueños 100 veces al día y los menos, apenas si llegan a 14, cuando llegan.
  • La risa con sus movimientos incontrolados mueve los músculos y los estimula de tal forma, que ejercen un masaje sobre los órganos internos, provocando la posterior relajación y su consecuente sensación de goce y de placer.
  • Desde la relajación y la respiración está íntimamente conectada con el Yoga.
  • Existen vocales de la risa que movilizan determinados centros energéticos.
  • Aumenta la oxigenación, los pulmones incrementan el 100% su capacidad y movilizan el aire residual.
  • Libera endorfinas.
  • Regula la presión sanguínea.
  • Incrementa el sistema inmunológico.
  • Es analgésica, evita la conexión con el dolor, alivia.
  • El buen humor y la risa favorecen, mientras dura, la capacidad de pensar con flexibilidad y con mayor complejidad, con más amplitud.
  • Favorece la sexualidad.
  • Combate el estrés.
  • Optimiza la productividad.
  • Favorece los vínculos en las relaciones interpersonales.
  • Facilita y favorece la creatividad y la expresión, provocando cambios fisiológicos y actitudinales importantes.

Invito a que cada uno haga memoria sobre… ¿cuándo rió… por última vez?

Read Full Post »

« Newer Posts